#12AñosDeCromañón: testimonios de artistas

#12AñosDeCromañón: testimonios de artistas

Dejó un saldo de 194 pibes muertos y más de 1400 heridos. En este aniversario, abrazamos a todas las familias.

Lula Bertoldi, de Eruca SativaNicolás Alfieri, de Todo Aparenta Normal; Beto Grammatico, de Salta La BancaLucas Fiorentino, de Jóvenes Pordioseros y Ya!; Migue Soifer, de El Bordo; Tomás Brugués de Convido y Andrea Álvarez; Luciano Papandrea, de Eneas y los Keepers y Agustín Zannoli, de Locos de Nacimientonos cuentan qué significa para ellos este hecho que tuvo lugar en 2004 mientras tocaba Callejeros. Además, Juano Falcone, de La Caverna; y Federico Claramut, de Peligrosos Inocentes; nos hablaron de la experiencia de reversionar Creo, de Callejeros, en 2013.

Por Stefania Giannattasio e Inés de Sautu


Nicolás Alfieri | Cantante y guitarrista | TodoAparentaNormal
Es una fecha de mucha reflexión y tristeza. Me acuerdo de estar viéndolo por televisión, preguntándome si algún amigo estaba ahí, tenía 17 años, no entendía lo que estaba pasando. Una sensación horrible. Murieron 194 pibes que habían ido a disfrutar un show en vivo de su banda a causa de un listado de negligencias interminables. Pasados estos 12 años, como músicos, como parte de la sociedad, como seres humanos, sin importar cuál sea tu postura frente al caso, nos hizo reflexionar profundamente acerca de la cantidad de veces que estuvimos en situaciones parecidas y no éramos conscientes. La sensación de que podríamos haber sido cualquiera de nosotros. De que, en algún punto, fuimos nosotros. De lo importante que es que estén dadas las condiciones para hacer y asistir a un show, pero principalmente de lo importante que es cuidarnos entre nosotros.

***
Beto Grammatico | Guitarrista | Salta La Banca
Es imposible que el 30/12 sea una fecha más en el calendario. Más para nosotros, los artistas. Cuesta creer que pasaron 12 años y hay tantas cosas que siguen mal hechas. Por mi parte, creo que es menester estar atentos y ser concientes de lo que ocurrió para no repetir errores, para que podamos crecer como sociedad y para no tener que pasar nunca más por tragedias de esta magnitud. Cromagnón golpeó fuerte y ese simbronazo no dejará de temblar nunca. Ojalá los pibes puedan descansar en paz algún día.

***
Lucas Fiorentino | Baterista | Jóvenes Pordioseros y Ya! 
Un año más y la corrupción le sigue ganando al sentido común. Toda mi solidaridad para con Pato, los músicos, familiares de las víctimas y para todas aquellas personas a las que Cromañón les marcó la vida con una mancha de esas que duelen en el alma.

***
Lula Bertoldi | Cantante y guitarrista | Eruca Sativa

La tragedia de Cromañón nos tocó de forma imborrable, y en nuestro caso, por partida doble. En primera instancia, como parte de ese público que asiste a un recital, a un momento entre amigos, a disfrutar de ese sentimiento común que nos une como seguidores de cierta banda en particular, un momento que siempre es recordado con alegría, en este caso teñido de dolor y pérdidas. Y en segunda instancia, como ese artista que sube al escenario a dar todo, esperando regalar una noche inolvidable a todos y cada uno de los que pagaron esa entrada para asistir. Creo que nos movió el piso a todos como artista, y creo que muchos nos hemos replanteado y evaluado muchas cosas del ámbito que nos rodea… la seguridad, la vista gorda ante la cantidad de gente y la capacidad de los locales, todo lo que tenga que ver con la prevención de este tipo de lamentables tragedias. Ojalá no vuelva a suceder, porque sabemos que Cromañón nos dolió de sobremanera pero también que nos enseñó muchísimo.

***
Migue Soifer | Baterista | El Bordo 
Significa el recuerdo de la peor noticia que recibí un fin de año en mi vida. Conciencia y memoria para que nunca vuelva a suceder algo así, como sucede a diario en miles de ámbitos diferentes por la ausencia de un estado corrupto que no te proteje y por la imprudencia e inconsciencia de la sociedad.

***
Tomás Brugués | Guitarrista | Convido y Andrea Álvarez
Significa una fecha de mucha angustia a nivel general, que será así por el resto de nuestras vidas. Cromañón fue parte de una movida cultural que muchos vivimos, algunos en mayor medida que otros. Movida en la cual hubo irresponsabilidad de parte de todos durante tantos años -hasta de nosotros mismos- con un tinte de cancha que no era para ninguno de estos lugares. Esa cuestión futbolera del fuego de artificio siempre me causó terror y terminó siendo una pesadilla hecha realidad. ¿Qué pasa hoy en día, 12 años después? Injusticia. Los que formaron parte y permitieron que algo así suceda, gubernamentalmente hablando, pasaron sin pena y sin gloria, hasta uno se volvió a postular. ¿Qué increíble no?
Me gustaría que a 12 años de la Tragedia de Cromañón, todas aquellas bandas, ya sean chicas o especialmente las masivas, tengan un mensaje y un pensamiento de conciencia para un futuro no lejano, todos tenemos que estar más atentos a muchas cosas de la organización, no depender nunca de nadie y concientizar a nuestro público, que es la única manera de que no suceda nunca más. Mis siempre sinceras condolencias para familiares y amigos que estuvieron ahí o perdieron sus jóvenes vidas.

***
Pablo Vidal | Saxofonista | El Kuelgue y Virna Lisi
La música es parte de mi vida y la música es parte de todo, pero también está la vida. Si me remonto a unas semanas antes del 30/12/04 yo formaba parte de un grupo de rock maravilloso a quienes sigo queriendo, llamado Maldita Suerte. Para ese entonces después de haber tocado en Hangar en una fecha a beneficio de La Renga (con El Bordo, Maldita Suerte y Callejeros) se habían juntado Callejeros, Maldita Suerte y La Renga para despedir el año en un asado con fútbol en un club en Mataderos llamado Club Sol del Plata. La juntada era también para festejar el éxito de las tres bandas en ese momento, Callejeros venía rompiéndola y nos invitaron a todos a una fecha en Republica Cromañon, el boliche que quedaba frente a la Plaza Miserere en Once. Dio la casualidad de que mi familia quiso pasar fin de año en Chascomús, lugar donde mi viejo había comprado una casucha en los ’90 en un viejo club de campo. Desde Chascomús un amigo de mi hermano mayor estaba mirando la tele y puso Crónica TV y no lo podíamos creer. No había tantos celulares como hay ahora, no tenía el mío encima. Fue una noche muy triste, se perdieron muchas vidas y veía en las noticias caras conocidas ayudando a sacar gente. Significó un llamado de atención muy muy importante, el hecho sucedió en el marco de un show musical pero podría haber sido cualquier otro tipo de evento ya sea teatral, show de magia, político, etc. Queda el sabor amargo de la gente que ya no está y la tristeza e impotencia de un día que no se olvida jamás.

***
Federico Giuliani Cella | Bandoneonista y cantante | Contransporte
Creo que es un buen momento para recordar conscientemente todo lo que pasó, a las personas que nos dejaron físicamente y, por sobre todo, a los errores que se cometieron, para que nunca más vuelvan a ocurrir. Creo que esa es la parte más importante, aprender de los errores. Y saber que hay políticos y funcionarios que deberían estar presos y lamentablemente no es así, la condena la están cumpliendo los músicos, que fueron los más fáciles de culpar por nuestra “justicia” Argentina.

***
Agustín Zannoli | Guitarrista | Locos de Nacimiento
La tragedia de Cromañón es uno de los sucesos más complejos en la historia del rock argentino. La interpretación maniquea (si Callejeros culpables o inocentes) posee la intención política de rebajar a un simple hecho delictivo toda una organización espuria sustentada en la negligencia y la corrupción. Frente al análisis crítico de cualquier tragedia es necesario hacerse una pregunta que funcione de detonante, que nos ayude a descifrar aquello que no se ve a simple vista. La pregunta que me hago en este momento, después de 12 años en que ya nos hemos preguntado muchas otras cosas, es la siguiente: ¿Por qué los músicos tuvieron que aceptar tocar en lugares donde su seguridad, la del público y la del resto de los trabajadores corrían serio peligro de muerte? Porque dejando la hipocresía de lado, todos los que habitamos el mundillo rock sabemos que las condiciones de seguridad de cualquier show en esa época eran pésimas y que esa tragedia podría haber sucedido en otro lado, con otra banda y otro público. Por eso es claramente simplista culpar a Callejeros y todo su staff. Entonces vuelvo a otra pregunta. ¿Por qué los músicos estamos obligados a aceptar tratos deshonrosos, que atentan contra nuestra integridad física y la de nuestro público, para poder vivir de nuestro trabajo? La respuesta es compleja y no creo abarcarla en su totalidad. Pero me animo a advertir que parte del problema es cómo piensa la sociedad al músico. ¿Lo piensa como un trabajador? ¿O como un abogado frustrado que se junta con amigos a desarrollar un hobbie en busca de un golpe de suerte? Si lo pensamos como un trabajador, que es lo que en realidad es, tenemos que pensar cuáles son sus condiciones de trabajo, cuáles sus derechos, cuáles sus obligaciones. Creo que gran parte del desencadenante de la tragedia es la precarización laboral que sufren los trabajadores de la música, que hace que tengamos que desarrollar nuestra labor en condiciones funestas. Esa precarización es la que pagaron los 194 pibxs el 30 de diciembre de 2004.

***
Luciano Papandrea | Cantante y guitarrista | Eneas y los Keepers
Cromañón fue el desenlace de una Cultura Rock que se había ido de las manos. Lamentablemente, tuvo que pasar esto para que muchos tomen conciencia de cómo hay que llevar este tipo de eventos y profesionalizar más el circuito, el cual hoy 12 años después, ha mejorado pero no lo suficiente. Al mismo tiempo, seguir concientizando al público sobre su comportamiento, el cual comienza en torno a cómo actúa una sociedad y sus creencias. Una banda de rock tiene el poder de educar positivamente a su público, haciendo correcciones y dando el ejemplo. La tragedia se podía evitar, aunque solo queda el recuerdo de esas almas que fueron a disfrutar un concierto y nunca volvieron a sus casas, tomemos conciencia para que nunca más pase. Y eso depende de todos.

***
Federico Claramut | Guitarrista | Peligrosos Inocentes | Sobreviviente de la tragedia
Cuando nos convocaron desde No Nos Cuenten Cromañón para grabar la base musical de Creo, no pensábamos que iba a tomar la dimensión que tomó. No lo esperábamos pero entendimos de movida lo que significaba para los sobrevivientes. El hecho de “actuar” de Callejeros nos puso una responsabilidad enorme en las manos y tratamos de tomarlo con el mayor profesionalismo posible. Teníamos que estar a la altura de las circunstancias porque íbamos a compartir con artistas enormes una cuenta pendiente que el rock tenía que saldar con los músicos de CJS. Nos hicimos cargo de que a cualquiera de nosotros le podría haber pasado, había que dejar el silencio atrás y mostrar los dientes todos juntos para que Cromañón, ante todo, no vuelva a pasar. En lo personal significó que la herida que venía sangrando durante 9 años cicatrice de una buena vez. La grabación fue una suerte de “revancha” que tardó en llegar pero que me va a acompañar toda la vida dándome el equilibrio necesario para que poco a poco, no duela tanto.

***
Juano Falcone | Baterista | La Caverna 
Si bien participó Diego en representación de La Caverna, fue realmente un hecho simbólico muy fuerte. Incluso más fuerte que el hecho artístico en sí. Por primera vez, la contemporaneidad del rock se unió detrás de una consigna y utilizando una versión como vehículo, fijó una postura orgánica en torno a la tragedia. Eso lo describe como un hecho inédito, que ciertamente yo esperaba hace mucho, y que la camada anterior del rock más contemporáneo a Callejeros no fue capaz de hacer. No me refiero al hecho puntual de versionar una canción, sino de organizarse y fijar una postura común para aunar fuerzas y defender a la música toda.

Por Stefi Giannattasio e Inés de Sautu