BERSUIT VERGARABAT: «LAS CANCIONES NOS LLEVAN A DONDE QUEREMOS IR»

BERSUIT VERGARABAT: «LAS CANCIONES NOS LLEVAN A DONDE QUEREMOS IR»

Luego de una puesta en escena especial en el Teatro Gran Rivadavia, el sábado 19 de agosto, y palpitando los 30 años de la banda, Bersuit Vergarabat dialogó con No lo vas a leer sobre los secretos para mantenerse siempre vigentes y reinventarse en reiteradas oportunidades.


En la presentación en el Teatro Gran Rivadavia propusieron un formato distinto a lo que suelen hacer: ¿cómo pensaron el show?
Carlos Martín: Preparamos una lista especial, porque al ser un recital en un teatro implica que hagamos un repertorio con algunos cambios. En este caso hicimos una propuesta innovadora por las redes sociales para que la gente vote sus temas preferidos y quedaron 5 elegidas por el público. Esta idea se nos ocurrió para interactuar con nuestra público y nos sorprendió el hecho de que eligieran temas viejos que no hicimos mucho, como Nepore’y. También hubo un momento acústico, con unas cuantas canciones en cajón y guitarra.

Haciendo un repaso por sus últimos 3 trabajos, desde que se volvieron a rearmar es notable la diversidad musical en cada uno de ellos. ¿Cuál es la actualidad musical de Bersuit Vergarabat?
Carlos Martín: Estamos componiendo. La Nube Rosa ya tiene un año y medio y le estamos muy agradecidos, porque ha tenido muy buena recepción por parte de la gente; es un disco que nos dio muchas alegrías y seguimos cerrando su ciclo.

¿El estilo y la selección de canciones son decisiones que se debaten o preestablecen antes de pensar en un nuevo trabajo o surge naturalmente?
Alberto Tito Verenzuela: Va decantando en la marcha. Cada uno va componiendo por su cuenta y a medida que nos juntamos, vamos viendo, escuchando las zapadas. Creo que además de haber una intuición personal, hay una conjunta. Un inconsciente colectivo, como dice Charly García, que se va cotejando.
Carlos Martín: Creo que las canciones nos llevan a donde queremos ir. Se van imponiendo solas, quizá algunas con más fuerza, pero en definitiva, lo que nos convence a todos prevalece.

Teniendo en cuenta que tuvieron la virtud de reinventarse en varias oportunidades y con 3 álbumes distintos entre sí, ¿pueden relacionar la particularidad de cada uno con un momento interno de la banda o fue azaroso?
Alberto Tito Verenzuela: Es aleatorio. De hecho, hay canciones que quedan adentro de un disco sobre el final. Pero también hay temas que quedan afuera de otros materiales, que no sabemos por qué vuelven, como por ejemplo No vengan con armas, Carlitos la hizo hace varios años y algo sucedió que volvió y quedó. Son esas cosas que parecen casuales y no lo son.
Carlos Martín: En este último disco sucedió algo inédito en toda nuestra carrera. Hicimos una gran votación entre todos los demos que veníamos realizando con lo nuevo y sumamos las canciones antiguas inéditas. De ese proceso participamos todos los integrantes, músicos invitados y técnicos y de ahí salieron 6 canciones elegidas por todos que terminaron siendo la columna vertebral del disco. Esa elección por unanimidad no se había dado nunca en la historia de la banda.

¿El nuevo trabajo que está en proceso por qué lado viene?
Carlos Martín: Viene variado y diverso musicalmente. Estamos permanentemente juntándonos a jugar con la música, cuando ensayamos siempre surge alguna idea, un leitmotiv, un disparador, a veces un estribillo. Recreándonos entre nosotros surge mucha música y esa es una de las vertientes que creemos importantes en la banda, porque nos tenemos que divertir y nos tiene que gustar.

Teniendo en cuenta que a lo largo de todos estos años hubo cambios generacionales y transformaciones internas de la banda, ¿cómo vivieron el proceso desde que lograron surgir del under, mantenerse a través de los años y adaptarse a los cambios?
Alberto Tito Verenzuela: Tiene que ver con etapas de la vida. Cada uno tiene momentos personales, pero insisto, creo que también hay un inconsciente colectivo. La misma conexión entre los músicos, ese feedback constante que hay entre nosotros, ese camino común que tenemos, que es la música, viajar, componer, la política, los gobiernos; es lo que nos hace ir para el mismo lado. Tenemos muchas cosas en común, somos compañeros de la vida, somos amigos. Tocamos fondo también y hubo un muy buen acomodamiento. Se trata de ir día a día, etapa a etapa.
Carlos Martín: Es un proyecto que es nuestro modo de vida. Nos dedicamos y vivimos de esto, entonces hace que te dediques full time, porque son muchas las cosas que hay que hacer. Componer, tal vez es la parte que más nos gusta o donde mejor nos sentimos y hacer que los shows sean modernos y entretenidos. Creo que cada recital tiene que resultarnos un desafío, nos parece que ese riesgo artístico lo tenemos que compartir con el público. Además, a nivel grupal nos complementamos muy bien. Después de tantos años, cada cual va ocupando lugares y se dedica a diversas cosas. Tratamos de ser buenos compañeros en ese aspecto también, acompañarnos y respetar el lugar del otro.
Alberto Tito Verenzuela: No perder la capacidad de sorpresa también es importante. Mantenerse, sostenerse, y un ingrediente de vital importancia para mí, volver a elegirse.

La idea de proponerle al público votar canciones a través de sus redes sociales también fue un desafío. ¿Cómo se adaptan a las nuevas tecnologías?
Carlos Martín: Ocupa muchísimo espacio, no solamente dedicarle atención a las redes, sino lo que la gente toma de ellas. Toda esa información es muchísima y tiene un feedback inmediato. Se puede palpar enseguida, ante cada publicación se ve la respuesta de la gente. La publicaciones que subimos son cosas que compartimos hace mucho años, pero la gente no, y de repente se sorprenden viendo ese lado B de una banda y les gusta poder acceder a esos pequeños momentos de intimidad. Las redes sociales suman, porque al público le gusta la posibilidad de ver algo natural, fresco, espontáneo, no impostado, que no esté teatralizado, porque existen momentos extraordinarios dentro de las cosas que suceden a diario.

Nos decían hace un rato que la política también los une. ¿Piensan que a través de su música se puede crear conciencia o es una manifestación ideológica?
Carlos Martín: Humildemente creo que es posible crear conciencia. La música es un canal de expresión, te sirve para decir todas las cosas que quieras. Tratamos de ser honestos, no queremos hacer algo que no nos represente. Nos gusta decir cosas con las que esté identificada la ideología de la banda, no que sea solamente un canal de expresión de uno de nosotros en particular. No vamos a cantar cosas que no sean afines a nuestra forma de pensar. Creo que la música, junto con todas las ramas del arte, entre otras cosas tiene que abrir las cabezas. De una manera u otra, con cada composición que aportamos, con cada idea, algo estamos modificando del mundo y del pensamiento y ya con que afecte a una sola persona, es válido. No sólo que nos motive y nos mueva a nosotros, sino que haya del otro lado un interlocutor que escuchó, entendió, le llegó, se emocionó, lo hizo suyo o lo conmovió de alguna manera. Con solo conseguir esa conexión con una sola persona, vale la pena.

El año que viene Bersuit Vergarabat cumple 30 años. Además del nuevo trabajo que están craneando, ¿cuáles son los proyectos para festejar y cómo los encuentra el aniversario a nivel grupal?
Carlos Martín: Hay muchas ideas que estamos desarrollando de a poco. En principio estamos conceptualizándolas para ver cómo podríamos representar estos 30 años. Tal vez en un show o una gira; son varias las ideas, pero nada está del todo cerrado. Indefectiblemente siempre estamos, incluso para nosotros mismos, detrás de la sorpresa.
Alberto Tito Verenzuela: Estamos grabando un demo, componiendo, juntándonos a escuchar zapadas y cada uno va mentando cómo sigue. Todo eso confluye en algo, pero vamos de a poco. Estamos en un gran momento, a nivel personal, colectivo, de empatía entre nosotros, en ponernos de acuerdo, patear para el mismo lado. Veo mucha homogeneidad en la diversidad. Somos muchos pero existe una unión, esto provoca que se vaya consolidando la banda y creciendo cada día más también, porque no podés crecer si no te consolidás.
Carlos Martín: Estoy de acuerdo. Sumo la evolución, también. De alguna manera pienso que es permanente, que nunca ha de acabar. Porque cuando te quedás relajado en lo que ya hiciste, se pierde gran parte de la gracia que es el riesgo artístico, el desafiarse a nuevas cosas.

? Mirá toda la cobertura del show en el Teatro Gran Rivadavia! | PH Cami Flores