Churupaca: “Apuntamos a transgredir lo establecido”

Churupaca: “Apuntamos a transgredir lo establecido”

Podría decirse que el invierno de 2011 fue testigo del comienzo de Churupaca. De la mano de Fernando “Fefo” Selles y Juana Aguirre, diversos ritmos musicales fueron encontrando la fusión perfecta. Los músicos empezaron a compartir canciones e incorporaron a Ricardo Boretta; en 2012, eran una banda formada y definida.

Hace poco más de 1 año y medio, esta sinergia de estilos musicales que hoy identifica el estilo propio de Churupaca sale al escenario con: Juana Aguirre en voz y guitarra; Fernando “Fefo” Selles en voz y bajo; Ricardo Boretta en batería; Darío Bercovich en clarinete; Joaquín Gutiérrez Calviño en acordeón y Pablo Piraccio en guitarra, charango y banjo.

A 4 años del inicio de sus recorridas por distintos escenarios y de alguna que otra variación en la formación titular, la banda presenta su primer disco (homónimo) en Ciudad Cultural Konex el próximo 30 de Julio. El material tiene 13 canciones propias y contó con la participación de grandes músicos de la escena local como Chango Spasiuk, Lola Membrillo, de Perotá Chingó; Tano Díaz Purmara, músico de Lisandro Aristimuño y Santiago Castellani, de Babel Orkest. Previo a este desembarque, Juana Aguirre dialogó con No lo vas a leer y profundizó en el pasado, presente y futuro de Churupaca.

– ¿Cómo nació la banda?
– La verdad, se dio casi sin pensarlo. Vivía en Bolivia y en un viaje de visita a la familia a Buenos Aires, conocí a Fefo. Él tocaba en otra formación en ese momento y fui a verlo. A partir de ahí, nos hicimos amigos, comenzamos a generar música y a grabar algunas cosas. A los pocos meses, decidí volver  y empezamos a tocar juntos. Invitamos a nuestros amigos del barrio y de otras bandas, para ver qué salía y así nació. De hecho, ya con Ricky incorporado, fuimos a tocar y no teníamos nombre, así que decidimos nombrar a la banda Churupaca, que significa cucaracha en Aymara, un nombre complicado, difícil de entender, pero nos encariñamos.

– ¿Dentro de qué parámetros musicales se ubica a la banda y cómo definen la música que hacen?
– Es una fusión de lo que cada uno es. Venimos de diferentes estilos musicales y hoy somos todos uno. Creo que esa mezcla es una búsqueda, consideramos que incluímos muchos géneros convencionales, como la música rioplatense, latinoamericana, flamenquera, balcánica, reggae y klezmer, entre otras. Siempre apuntamos, y se dio de forma natural y espontánea, a transgredir lo establecido: poder incluir ritmos folklóricos en un blues, por ejemplo. Nos gusta generar universos diferentes que sumen al universo de cada canción.

– El 30 de julio presentan su primer disco en Ciudad Cultural Konex, ¿Qué hay detrás de este primer trabajo y cómo se preparan para el show?
– Si bien es la presentación de nuestro primer material discográfico, lo vemos como el cierre de un ciclo. Estamos empezando a grabar nuestro segundo trabajo y queremos coronar esta etapa con el show, para poder dar paso a lo que viene. Fue una etapa intensa, con dos giras por Chile y muchas fechas. Tuvimos una búsqueda de sonido muy importante en estos últimos años. Como toda presentación, la venimos preparando con mucho ensayo. En esta oportunidad, queremos incluir material visual para reforzar el universo musical que venimos construyendo. Además, tenemos algunos invitados sorpresa que van a compartir el escenario con nosotros.

– ¿Cuáles son los proyectos de la banda para lo que resta del año?
– Se viene el segundo material, que es una nueva búsqueda, con nuevos sonidos, nuevos ritmos, melodías y colores. Además, estamos preparando “Sesiones de estudio en el jardín” – videos en donde interpretan sus temas en un ambiente cálido y atractivo- muy diferentes a las primeras canciones, más ambientales y experimentales. El disco pasado fue más arengador, más fiestero. La idea, ahora, es hacer cosas más acústicas. También estamos pensando en hacer una tercera gira a Chile, visitar otras provincias del país y sumar al resto de América Latina.

– ¿Cómo es Churupaca arriba del escenario?
– Es un universo de sonidos, transmite energía. En cada show pasa algo muy lindo, es una situación informal, se crea algo nuevo, muy ameno. Toda la banda como protagonista crea un ambiente distendido y divertido, en donde el error es parte del juego. Eso predispone a que la gente participe y haya interacción con el público.