Científicos del Palo: “Lo que más nos importa es la música”

Científicos del Palo: “Lo que más nos importa es la música”

Al pibe lo agarré muy preocupado por el horario. Ojo, la sonrisa no se la sacabas de la cara ni por casualidad. El problema era que el micro que salía de Retiro con destino a Mar del Plata lo esperaba para llevarlo hacia los brazos de su hermosa hija Emma. Además, el calor sofocante de Palermo estaba húmedo como toallón de sauna y el desfile de entrevistadores prendían fuego un cassette de respuestas que no encontraba atajos rutinarios.

Entre cervezas, fútbol, política, puteadas y momento inolvidables de shows recientes, José Pepo San Martín -cantante de Científicos del Palo– viajó a La Viola Bar para repartir decenas de entrevistas, de cara al último show de este año el próximo 19 de noviembre en Niceto Club. Asimismo, aprovechó para contar un poco de qué se trata la trilogía que están metiendo al horno, denominada Justicialista.

No lo vas a leer tomó unos sorbos de música para refrescar la mente y charló sobre todo lo vivido por la banda en 2016, junto a lo que se viene para Niceto y los próximos meses.

– ¿Qué balance podés hacer de este año?
– Muy positivo. Fue un año de muchos viajes y kilómetros recorridos. Arrancó con Cosquín Rock, fue terrible lo que nos sorprendió por la cantidad de gente. Visitamos un montón de lugares y nos pone muy bien saber que tantos shows hacen que el trío esté más compacto, así que fue todo felicidad.

– ¿En qué momento se encuentran como banda?
– Creo que es el mejor, desde el punto de vista del amalgamiento de las partes. Tantos shows hicieron que de repente todo esté mucho más compacto, desde la forma de tocar hasta nuestra relación arriba del escenario, así que estamos en un momento bárbaro. Está buenísimo que la gente pueda notar que vamos cambiando todo el tiempo porque tendemos a aburrirnos. Me gustan las bandas que tienen una paleta grande a nivel musical.

– Son músicos firmemente peronistas y lo han demostrado en sus discos anteriores. ¿Cómo los afectó el cambio de gobierno?
– Ojalá no hubiera cambiado. Creo que el arte tiene una función, no creo en el mundo del espectáculo como un mero entretenimiento. El arte lo que hace es reflejar el contexto desde una obra abstracta hasta una letra explícita. Son elementos para analizar lo que pasa desde otra perspectiva. Me parece que las bandas son muy útiles desde ese aspecto y me gusta cuando cuestionan algunas cosas. Hay una responsabilidad muy grande que llevamos, no es sólo ser millonarios y listo. Tenemos que ir y llevar adelante lo que nosotros creemos que es la verdad, siempre tratando de decir las cosas con gracias, sino para eso hacemos un diario.

– ¿Con qué se va a encontrar la gente en el último Niceto?
– Van a apreciar algo digno de ver. A veces soy muy autocrítico y tengo épocas donde creo que algunas cosas fallan. Pero ahora está todo hermoso, en su lugar, producto de tantos shows, con un equipo totalmente lúcido. Vamos a hacer algo más basado en las luces, antes estábamos más dispuestos a la producción visual, gráfica. Ahora está centrado en la iluminación. Va a ser un show largo, con un tema nuevo como lo más destacable. Vamos a estar demostrando para dónde viene el futuro.

– Están produciendo la trilogía Justicialista. ¿De qué se trata este nuevo material?
– Es un claro homenaje a Sandinista! de The Clash, una banda que combatió y se la jugó por decir cosas no tan convenientes. Va a estar partido en 3 discos y lanzaremos 1 por año. El que sale ahora no aborda muchos temas políticos, sino que las letras son más introspectivas, con canciones que hicimos hace un año, posterior a EMMA. Calculo que avanzando en el tiempo vamos a empezar a opinar más de lo que pasa ahora.

– ¿Qué matices distintivos tiene este disco con respecto a los trabajos anteriores?
– Hay una cuestión más orientada hacia el ritmo. Antes no le dábamos tanta pelota al encastre rítmico de los temas y ahora estamos más centrados en eso. Después hay trucos que no habíamos usado, hablamos mucho más de Mar del Plata, sus orígenes, con un poco de amor y odio. Estamos contentos porque no se parece a nada que ya hayamos hecho.

– ¿Qué invitados van a participar en las canciones?
Valentín de Los Caligaris va a tocar el piano en un tema totalmente Beatle. Teníamos ganas de invitar a alguien y sacarlo de contexto. Él es un tecladista de la reputísima madre y que venga a tocar con nosotros es bárbaro. Es el único invitado de este material, el resto lo hacemos todo nosotros.

– El mundo está virando lentamente hacia la derecha. ¿Cuál es el rumbo que pretende tomar la banda: girar el planeta o mantenerse en el camino?
– Creo que vamos a mantenernos en el camino y tratar de ser rectos en lo que pensamos. A veces tengo miedo de que suene muy pedante el hecho de que hablemos de cuestiones sociales como si fuéramos a cambiar algo. Es una necesidad hablar de la realidad. Me afecta ver esta actualidad del país, no es simplemente una cuestión de qué odio o no. Me parece que sí hay una política que favorece al poder económico y deja de lado al pueblo, no puedo no estar enojado. Está bien hacer canciones sobre el cosmos y todo, pero cada tanto se puede opinar de la actualidad. De hecho, se puede hacer de manera poética, no tiene que ser todo tan explícito.

– Hace 7 años estaban grabando el documental El Fracaso es un éxito, mientras giraban por el país. ¿Cómo es hoy la relación con el público del interior?
– Es lo mismo pero multiplicado por diez, es increíble. Pasan cosas muy raras, desde gente que se tatúa, viaja cientos de kilómetros para vernos, hasta gente llorando en los shows. Genera una cosa muy emotiva, pensando que somos una banda chiquita y estamos muy agradecidos por la dimensión que tenemos como banda y lo que se genera por nosotros.

– ¿Pensaron en abrir una segunda parte del documental?
– Habíamos pensado en hacer El fracaso es un fracaso (risas). Vamos a ver, ojalá tengamos que hacer otra parte de grabación porque significaría que algo bueno estamos haciendo. El otro día hicimos un experimento que fue transmitir un ensayo en vivo por Facebook y apareció gente por todos lados, una cantidad enorme de enfermos.

– ¿Hubo algún show este año que les hiciera terminar de caer la ficha de lo que significan en la vida de una persona?
Cosquín Rock fue impresionante. La carpa explotó de gente cantando y bailando, y cuando tocamos Somos el enemigo era dinamita lo que pasaba ahí. Hace poco fuimos a Neuquén y vimos que lo que le pasa a la gente con nosotros es hermoso. Tomarte un bondi hasta allá para demostrar lo mucho que te quieren es asombroso. Hubo varios shows muy emotivos este año y no podemos menos que agradecer. Ojalá podamos concentrar a toda la gente que nos quiere y darles cada vez mejores espectáculos. Se piensa siempre en el pleno apoyo popular por una cuestión matemática, si viene más gente hace que el proyecto avance. De igual manera, lo que más me importa es la música. Ser mejor músico como meta, siempre. Que la gente se emocione con lo que hacés es la escala máxima de la emoción.