DE LA GRAN PIÑATA: «VAMOS DE PECHO A ENCONTRARNOS CON LO QUE SEA»

DE LA GRAN PIÑATA: «VAMOS DE PECHO A ENCONTRARNOS CON LO QUE SEA»

De cara al próximo show que brindará la banda en Teatro Flores el 24 de mayo, No lo vas a leer dialogó con Darío Pantera Giuliano, voz y guitarra y Lucas Martínez, violero, de De La Gran Piñata en Rockin’ Food, haciendo un respaso de cómo empezar el año, la situación actual del país, el significado de sus mensajes y mucho más.


A medida que van creciendo como banda y como grupo humano, ¿cambian los objetivos?
Giuliano: Son los mismos, si bien cambian las dimensiones el objetivo siempre es crecer como banda, aprender siempre y mejorarnos, ofrecer un «producto» mejor cada vez. Sabemos lo que cuesta una entrada y elegirnos por sobre todas las otras opciones que hay los días que tocamos, entonces lo mínimo que podemos hacer es pretender estar a la altura de eso.
Martínez: El objetivo primario es también hacer lo que amamos.

Empezaron el año en Cosquín y Rock en Baradero. ¿Qué experiencias les dejaron los festivales?
Giuliano: Es una experiencia extraña, no somos una banda que usualmente se mueva mucho en festivales, fuimos a muy pocos porque nos gusta producir nuestros propios shows. El beneficio es que se aprende un montón, sino te pasan por encima. La desventaja es tocar una lista acotada y en 5 temas decirle a un montón de gente que no te conoce por qué deberían conocer a la Piñata y nunca son suficientes las canciones para mostrar lo que hacemos. Pero es una gran ventana también a un público que no nos conoce, no sólo al momento de tocar sino toda la prensa que conlleva el evento en sí y conocer a tanta gente. Nos pasó en el último Cosquín que estuvimos hablando un rato con Daffunchio y fue una locura, un tipo que hace mil años viene haciendo rock desde Sumo, que ha pasado por muchos escenarios y no lo podés creer. También está bueno para ver medio de refilón cómo se manejan ellos y aprender. Miramos y aprendemos.

Tocaron en Auditorio Oeste pero la fecha del 24 de mayo en Teatro Flores es la primera del año en Capital Federal. ¿Cómo se preparan? ¿Con qué propuesta se va a encontrar la gente que vaya al show?
Giuliano: Estamos pensando en una lista con la misma intensidad con la que venimos en los últimos recitales. Los tres shows que fueron Haedo, La Plata y Rosario fueron las tres listas más largas que hemos hecho hasta el momento y creo que viene por ahí la de Flores.
Martínez: Aparte el show va a ser en el marco de un día que tomamos como especial, que son los miércoles, venimos haciendo hace varios años la apuesta de tocar en un día así, que sea el miércoles para la Piñata es importante, desde la concepción misma hasta la actualidad, son días especiales. Justo este miércoles 24, al día siguiente es feriado, todo cierra para que sea un día especial y piñatero en todos los sentidos y que la gente lo viva de esa manera, como los años anteriores.

¿A qué creen que se debe la fidelidad del público y cómo sienten el cariño en las giras?
Giuliano: La fidelidad del público es algo que nunca vamos a entender. Creemos que se debe a que trabajamos para hacer las cosas bien, por ahí es el resultado de todo el esfuerzo que ponemos. La fidelidad también en cuanto a que hagan los viajes con nosotros creo que tiene que ver con cómo nos tomamos nosotros los recitales, porque pensamos que cada show es especial y único. Lo que va a pasar en Flores probablemente no haya pasado en ninguno de los shows anteriores, eso hace que la gente lo viva como nosotros. Estamos lejos de saber qué va a pasar o qué energía va a haber esa noche, vamos de pecho a encontrarnos con lo que sea. Nuestra prioridad siempre es la seguridad y la comodidad del público, yo sentiría mucho cariño por alguien que me cuida, me protege y espera que esté cómodo, creo que el cariño no es solo por los 4 sino por el staff de 15 personas que están todo el tiempo pendiente de que los lugares sean seguros y estén buenos.
Martínez: Incluso nosotros mismos sentimos ese cariño de que estamos cuidados a donde vamos, llegamos y nos cuelgan un instrumento y confiamos la vida plenamente a la gente que tenemos alrededor y eso hace que seamos una familia, con ese sentimiento de cuidado y protección que la gente también siente para con ellos. En cuanto a las giras, cada experiencia de recital es distinta y cada lugar que visitamos también, porque tal vez ahí hay gente que no tiene la posibilidad de verte tan seguido, el hecho de que lleguemos para ellos (y para nosotros) significa un montón y te muestran su ciudad y su bar como tuyos, eso hace que sea una sensación muy linda, la de sentirse en casa en un lugar que nunca pisamos.

En estos tiempos, ¿qué rol tiene la música dentro de la cultura? La situación general del país está en un momento complicado, ¿cómo repercute eso en la banda y en su público?
Giuliano: Estamos pasando una crisis económica importante pero sobre todo, un momento de mucha incertidumbre y un clima áspero en todo sentido. Creo que la música siempre cumplió el rol de entretenimiento y de despeje de la cabeza, muchas veces cumple un rol contestatario o de denuncia. En nuestro caso, somos una banda que va por el costado de la política y de la idea cerrada, creemos que uno puede aportar mucho más desde la generación de un debate que desde bajar una línea ya cerrada. Pretendemos dejar en claro que sí vemos qué es lo que pasa y que estamos abiertos a escuchar lo que el público tenga para decir, que en este caso ellos son los que pagan las entradas o los que tienen que viajar en el tren y cruzarse con la realidad, entonces nuestro rol como músicos es dejar en claro que lo que sienten está pasando y generar un espacio de debate y la conciencia de que hablando uno aprende un montón y que a veces más vale escuchar que decir boludeces.
Martínez: Es muy difícil ponerse en el papel de bajar línea o explicar algo en donde tal vez uno vive en una realidad y hay otras realidades que uno no ha pisado, entonces ponerse a explicarle algo a esa gente que vivió cosas que vos no viviste y viceversa es difícil. Para nosotros sirve mucho más plantear las preguntas que nosotros tenemos, abrir la cabeza más a preguntarse que a decir ‘esto es así’.  El camino es abrir la cabeza a las intuiciones y a lo que a uno le pasa más que seguir dogmas.
Giuliano: Es imposible que en las canciones no se vean reflejadas las cosas que pasan. 30.000 luces, lejos de ser una canción contestataria, es una canción de amor entre dos personas, es lo que plantea la canción en sí. Obviamente, en el contexto en que está planteada la canción hace que sea una canción de denuncia, pero es una vivencia. El rol más grande que tiene la Piñata en la cultura es contagiar y demostrar que con esfuerzo y con trabajo se puede lograr lo que sea, que el futuro son los pibes y que hay cosas como la educación y la salud que no se negocian. Por más que no esté implícito en una letra, se ve hasta en las notas que decidimos poner en las canciones que cuentan historias. Más que sentarte a leer lo que dice una página, pretendemos pintar un cuadro donde uno se pueda parar adelante y sentir. Mismo 30.000 luces, si bien parece que la canción se terminó al minuto porque después repite, se repite con distinta forma e intensidad, la misma letra contada de 3 maneras distintas, con tres tipos de bronca distintas, dice otra cosa. Creo que desde el lado de lo que queríamos contar en la canción era importante mostrar eso: que las cosas dichas antes y después de saber las cosas se dice con distinto grito.

¿Con qué bandas se sienten identificados?
Martínez: Son muchísimas. Somos muy abiertos a la hora de escuchar música, al margen de que cada uno tenga sus gustos particulares. Si hay algo que valoro en esta banda de amigos es eso, que más allá del género en particular, si tiene algo que decir y está bien tocado, lo escuchamos. Eso también hace que la esencia de la banda sea no encasillarnos en un género, agarrar lo lindo y lo que nos llama de cada música y sacarle el jugo lo más posible. Radiohead me parece una banda que me abrió la cabeza y me hizo aceptar ciertas cosas que hasta ese momento eran dogmáticas que descubrí que no lo son, Guns N’ Roses fue la que me hizo agarrar una guitarra, no puedo renegar de eso, lo escucho hace 20 años y me sigue pasando lo mismo, me parecen unos genios de la música. Todo Aparenta Normal define un concepto de banda que admiro. Atropello Carregal, la banda que tuvimos el gusto de invitar para Flores, es una banda con mucho talento y cuando los vi en vivo me partieron la cabeza.
Giuliano: La Renga, desde la forma de pensar, la ideología, las canciones, todo. Una banda que me marcó muchísimo también fue Los Caballeros de la Quema, me voló la cabeza y tienen unas de las mejores letras de Argentina. Todo Aparenta Normal es un bandón, Reservado Gran Campeón, Oridios, hay mucho del under.

El estilo de la banda fue mutando a través del tiempo, sin embargo, El equilibrio entre los opuestos plasma su presente en el vivo. ¿Qué camino seguirán las nuevas canciones?
Giuliano: Todavía no lo sabemos porque no hay nada que esté cerrado, no nos sentamos a definir un sonido, ya lo vamos a hacer. Sí están saliendo cosas nuevas en la sala que todavía no tienen formato de disco, pero creemos que va a ser en la línea de El equilibrio entre los opuestos, más crudo que en los discos anteriores, por ahí un poco volver a mezclar un par de otros estilos pero básicamente somos una banda de rock y eso lo vamos a sostener.

¿Una frase de DLGP que los describa?
Giuliano: Si al cielo entrás de rodillas, no va a ser nunca tu cielo. Sintetiza el no pedir tanto permiso que generalmente no sos bienvenido en algunos lugares, es más bien pasar y exigir lo tuyo.
Martínez: Lo voy a hacer más complejo, porque me pasa que todas las frases de la Piñata en algún momento me generan una emoción fuerte. Hay momentos en los cuales eso va cambiando. Hoy en día me pasa que Tristeza tiene un montón de ellas. “Este corazón latió incluso cuando estuvo roto, che, tristeza, no te peines que hoy no salís en mi foto”, es la que hoy en día me emociona.