“Las canciones serán las protagonistas del #DobleONada”

“Las canciones serán las protagonistas del #DobleONada”

La banda formada por Darío “Pantera” Giuliano, en guitarra y voz; Lucas Martínez, en guitarra; Nicolás Persig, en bajo; y Alejandro Zenobi, en batería; dio una conferencia de prensa en Rockin’Food y No lo vas a leer estuvo presente.

¿Cómo vienen craneando esta apuesta doble?
Zenobi: La verdad es que cuesta caer, a veces, con todas las cosas que van pasando. Estamos laburando desde la puesta hasta las canciones. Creemos que cada show es especial, entonces nos focalizamos y concentramos mucho en cada paso que damos. Por suerte no somos solo nosotros cuatro, sino que tenemos un grupo de laburo muy grande que siente la banda como nosotros y eso es vital. Parte del crecimiento se lo debemos a ellos también. Cada puesta en escena es un compromiso porque es gente que paga una entrada y viene desde distintos puntos del país. Cada vez que llegamos a un lugar y vemos que la gente responde a la convocatoria o sienten las canciones y todo lo que conlleva, es una sorpresa.

¿Tienen en mente una producción audiovisual sobre la fecha?
Martínez: En realidad es un paso adelante muy zarpado para nosotros porque es el primer doblete en Vorterix y Teatro Flores, es algo gigante en la historia de la banda. Estamos preparando el show para que esté a la altura de las circunstancias.

¿Cómo se relajan antes de salir a tocar?
Giuliano: Cada uno tiene su flash. Depende del recital, a veces necesitamos más tranquilidad y otras un poco más de euforia. Somos gente sana, de lo cual estoy muy orgulloso. Nos nutrimos entre todos de la amistad y de las palabras de aliento que nos podemos dar antes de subir. No nos hace falta nada más que saber que estamos a 5 minutos de tocar las canciones que hacemos y de tener el laburo más lindo que hay en el mundo, que es el que elegimos.

¿Qué sueños tiene De La Gran Piñata?
Giuliano: Muchos, recién mencionaban un DVD, seguir creciendo como banda, aprender siempre. El sueño todas las veces es dar un paso más, en este caso es hacer el doble o nada, después va a ser la gira con Kapanga; más tarde, pasar el año nuevo en familia, con los que queremos y, finalmente, volver a encontrarnos el año que viene con más cosas por crear y cumplir, buscando siempre un paso más para dar.

¿Por qué en este momento se da el #DobleONada?
Persig: Por dar un paso más, por lo que viene. Venimos de agotar Vorterix un miércoles, y, el año pasado, Flores, entonces dijimos ‘vamos a jugarnos a hacer los dos shows juntos’. Básicamente es dar siempre pasos firmes y hacer una nueva apuesta.

¿Qué momento están transitando como banda?
Persig: Estamos contentos por todo lo que estamos viviendo, venimos de hacer un gran disco para nosotros y eso nos deja muy conformes, todavía estamos disfrutando de tocarlo en vivo. Si bien lo produjimos en la sala, lo grabamos en vivo y siempre le seguimos encontrando cosas nuevas, estamos disfrutando mucho el momento.

¿Por qué Vorterix y Teatro Flores?
Persig: Representan dos lugares míticos donde han tocado bandas que hemos seguido por mucho tiempo, hemos soñado estar ahí un montón de veces. Es increíble lo que generan esos lugares en la gente y en nosotros. Tener la posibilidad de hacerlos juntos en un fin de semana y plantear un show conceptual en los dos lugares era el momento justo para hacerlo y consagrar ese tipo de recital ahí.

¿Qué expectativas tienen?
Giuliano: Las mejores. Como siempre, nos propusimos adaptar el lugar al show que queremos dar. Para estos dos recitales tenemos planeado renovarle la cara al escenario, quisimos hacer todo de nuevo, creíamos que se complementan muy bien entre sí. Es el lugar, es el momento, es el fin de un año hermoso que tuvo la banda.

¿Cómo manejan el pedido de la gente de que DLGP llegue al Luna Park y cómo lo ven a futuro?
Persig: Creemos que lo más importante es dar pasos firmes y a su debido tiempo. A nosotros nos encantaría, es un lugar al que fuimos a ver muchas bandas internacionales, es pasar a un microestadio y la verdad, para nosotros, para llegar a ese objetivo hay que cumplir otros, pero tenemos fe en que va a suceder.

¿Qué objetivos tienen para el próximo año?
Giuliano: Hace 2 años fuimos hasta Cosquín, y a principio de este año tocamos en Baradero, fueron dos experiencias que nos permitieron mostrar la banda a un montón de gente que no nos conocía. Estamos trabajando para, el año que viene, poder estar en la mayor cantidad de festivales que sea posible, llevar el disco a todas las provincias y lugares donde no hemos ido y volver a lugares donde sabemos que somos bien recibidos, como Mar del Plata, Rosario, Mendoza, Bahía, San Juan y Uruguay, entre otros.

¿Cómo ven ustedes el compromiso que tienen con el cuidado de su público?
Giuliano: Luego de Cromañón, aprendimos que ya la culpa no la tiene el culpable sino la banda. La verdad es que al momento de estar tocando, hay un montón de cosas que se nos pasan por la cabeza. La necesidad de estar pendientes nos la genera la falta de un Estado presente y la carencia de cuidado que tienen la mayoría de los bolicheros. Lo más importante para cuidar a la gente es nuestro staff, gracias a ellos es que la gente se siente segura.

¿Qué los mueve a seguir creciendo como banda?
Zenobi: Son varios los factores que nos incentivan. Creemos que El equilibro entre los opuestos es un disco que nos marcó y, al momento de tocarlo, lo seguimos sintiendo de la misma forma en que lo creamos. Otro motor es tratar de superarnos como músicos y también focalizarnos en canciones nuevas, ver qué hay en la cabeza de cada uno, sentarnos a hablar.
Martínez: Amamos lo que hacemos, es nuestro camino hacer música juntos, es nuestra forma de hablar, de transmitir lo que nos pasa adentro. Siempre decimos ‘qué bueno que tenemos la música para hacer catarsis’.

¿Cómo fue la decisión de tocar todas las canciones en el #DobleONada?
Giuliano: Desde mayo del año pasado a esta parte, tuvimos que dejar canciones afuera porque no podíamos tocarlas todas en cada show. Esta vez queríamos terminar el año haciendo todas las canciones y así se dio. Buscamos un lugar para hacer un show con todas las canciones y, al no encontrarlo, buscamos dos lugares que se complementen y hacer que las canciones se luzcan, van a ser las protagonistas de esas dos noches.

¿Cómo calificarían a su público?
Persig: Sienten la banda como nosotros y saben que cada show es distinto en cuanto a la energía de la banda. Vemos muchas veces que viajan desde todos lados, eso hace que nuestra energía fluya de una manera muy especial y hace que todos sean distintos. Está buenísimo cómo viven la banda y los shows. La parte de los sentimientos está a flor de piel.

¿Cuál sería su balance respecto a lo que va del año?
Giuliano: Excelente. Arrancamos el año en Baradero; tocamos por primera vez en Salón Rock Sur con Nagual; fuimos a Greison, donde fue tremenda la respuesta del público; Auditorio Oeste, Vorterix un miércoles y La Trastienda un lunes, agotados; pudimos ir por primera vez al Galpón de la Música en Rosario. Fue un año tremendo.

¿Podrían describir qué sienten cuando ven que alguien tiene el abono para las dos fechas?
Persig: Es un flash. Es una locura para nosotros cómo viven la euforia.
Martínez: La gente hace propio el logro, leemos comentarios de ‘llegamos a tal lado’, y nos sentimos acompañados, apoyados. Con los tatuajes, sabemos que son pibes de 20 años que van a tener 80 y van a mostrarselo a sus nietos. Es una locura, es una mochila de responsabilidad enorme pero hermosa a la vez.
Giuliano: Es un flash cuando compran la entrada para los dos recitales porque están apostando. Apostaron bien porque en los dos shows van a estar todos los temas de la banda. Lo primero que se me viene a la cabeza es estar a la altura.

¿Cómo fue la experiencia de su primera gira en Bahía y Mar del Plata?
Zenobi: Fue increíble de verdad. No sabíamos qué esperar, fue espectacular salir y ver tanta gente tan eufórica que nos estaba esperando. Volvimos muy felices de Bahía Blanca. En Mar del Plata tienen mucho rock, entienden mucho la movida y cada vez que vamos son recitales increíbles. En cuanto a lo técnico, el staff nos cuidó tanto a nosotros como al público, lo que nos permitió vivirlo casi como un viaje de egresados y eso hermana aún más todavía a la banda.