EL BORDO: “EL REFUGIO ES UN OASIS ENERGÉTICO”

EL BORDO: “EL REFUGIO ES UN OASIS ENERGÉTICO”

Por Inés de Sautu y Stefania Giannattasio

El 17 de septiembre El Bordo presenta El Refugio, pisando por segunda vez el escenario del mítico Estadio Luna Park. Con 19 años de banda, este grupo de hermanos, esta familia, celebra su séptimo material grabado en su propia sala, y es en este Refugio donde nos recibieron para compartir una charla íntima y genuina.


¿Qué significa El Refugio para ustedes y en qué momento de la banda los encontró este disco?
Alejandro Kurz: El Refugio para nosotros es la música. Desde que nos levantamos hasta que nos vamos a dormir, ella nos refugia y nos acompaña. Además, la sala para nosotros es nuestro refugio y ponerle al disco ese nombre significa eso, que la música es un refugio para los que la oímos. Este lugar fue muy especial, estuvimos mucho tiempo construyéndolo, casi 10 meses nos llevó con mucho esfuerzo y planificación. Fue muy feliz este momento de poder grabar en nuestra casa, eso se palpa en el disco. Estamos muy orgullosos de tener nuestro lugar y haber tenido la experiencia de grabar en nuestro estudio, después de hacerlo en distintas situaciones, todas valiosísimas, llegar a este séptimo disco con 19 años de banda, nos llenó de alegría y eso se nota en la música.

En el diccionario, la definición de refugio está asociada al resguardo del peligro, del socorro, de lo malo. En su caso, pienso que es todo lo contrario… ¿cómo lo ven ustedes?
Miguel Soifer: El arte siempre está teñido por lo que pasa. El nombre salió del contexto político y socioeconómico que nos toca, se está viviendo un momento cuesta arriba, sobre todo para los sectores bajos, las pymes y la clase media. Haber podido construir este lugar y encontrarnos para hacer música y seguir proyectando y planificando esto que es El Bordo, fue como aislarse un poco de todo eso otro. No para olvidarse. Este es un lugar para compartir con la familia, bandas, colegas y amigos.
Ale Kurz: Es un oasis energético. Nos da fuerzas y lo que transmitimos a partir de este lugar, creemos que le da fuerza también a los que nos escuchan para afrontar el día a día.
Leandro Kohon: En la calle hay mucha agresividad, acá nos sacamos todo eso y nos concentramos en aportar lo mejor para generar un colectivo que esté buenísimo. Venimos a pasarla bien y tratamos de generar esa energía en todas las decisiones que tomamos.

Hermanos lo grabaron a cinta abierta en Romaphonic, ¿qué diferencia encontraron al grabar en su propio estudio? ¿Cuáles son los beneficios y las contras que encontraron al tomar esta decisión?
Diego Kurz: A favor tenemos la comodidad de estar en nuestra casa donde no te corre el reloj.
Ale Kurz: Había ciertos límites, no teníamos tiempo ilimitado para grabar pero en lo que más te aporta es que es tu casa, donde tenés una cotidianidad con el lugar, que no te intimida y no te cambia nada, entramos acá todos los días y esa frescura se nota. Somos nosotros rockeando en nuestra casa. Cuando vas a un estudio los lugares son perfectos, impolutos, eso te pone en otro lugar.
Migue Soifer: En cuestiones técnicas hay limitaciones pero a la vez en los momentos de inspiración o cuando está todo sonando increíble, podés aprovecharlo; eso te da otra libertad. También es muy positivo -a diferencia de un estudio-, que acá nunca se había grabado nada, no hay nada con qué comparar, eso también le da una cuota de originalidad.
Leandro Kohon: Era un riesgo porque a la hora de montar el estudio no sabíamos si la acústica iba a ser óptima, si iba a sonar bien, pero queríamos probar algo diferente. No teníamos certezas que iba a funcionar, confiamos en los técnicos y en que era nuestra casa.

¿Cómo surgió el aporte del Tete Iglesias, bajista de La Renga, que ofreció sus instrumentos en Metafísica suburbana? 
Ale Kurz: Siempre han sido y son muy generosos con nosotros y estamos muy agradecidos. Tete, como siempre, nos sorprendió: lo llamó a Pablo y le dijo que quería traerle sus bajos, uno pedales y un amplificador para que los usara en el disco. No se lo habíamos pedido y vino. Con esa generosidad se manejan siempre con nosotros. Esperamos haberle hecho honor con nuestro tema.

¿Y el regreso de La Renga a Capital? ¿Cómo lo vivieron?
Ale Kurz: Estamos muy contentos con que hayan podido volver a Capital siendo ellos una banda de Buenos Aires, era ilógico que estén 10 años desterrados de su ciudad, toda la comunidad del rock y la cultura lo tienen que celebrar.

¿Qué parte de ser músicos disfrutan más?
Migue Soifer: La libertad de manejar tus horarios y claro, el momento donde te subís al escenario siempre es el éxtasis, el elixir, porque le das alegría a la gente.
Diego Kurz: Es un trabajo donde podés expresar tu alma, algo que no todos pueden hacer, sacar lo más íntimo y poder plasmarlo en una canción o en un recital.
Ale Kurz: Creo que el oficio del músico no es valorado, pero el músico es muy querido y se compensa por ese lado. Le damos alegría a la gente, eso nos hace sentir muy bien y yo lo reafirmo todos los días: estoy orgulloso de ser parte de El Bordo.

¿Cómo están planificando el segundo Luna Park el próximo 17 de septiembre y qué diferencias encuentran con los preparativos del primero?
Ale Kurz: Con mucho disfrute en la previa, en los ensayos, en armar la lista de temas y hablar con los invitados. En la primera parada que tuvimos incluía ansiedad e incertidumbre; al ser un escenario que ya pisamos estamos redoblando la apuesta, buscando una mejor puesta de luces y pantallas, concentrados en eso y en disfrutar. El momento que tocamos es efímero, la planificación son meses. Conscientemente nos estamos poniendo el objetivo de disfrutar cada minuto y cada idea.
Migue Soifer: En las canciones y en lo artístico, tuvimos que hacer un laburo grande para armar la lista. Por la presentación del disco, hay 12 canciones que en el otro Luna Park no estaban que tenemos que incluir. Vamos a elegir lo mejor del show anterior y darle oportunidad a canciones que no tocamos antes.
Leandro Kohon: Es un desafío, en nuestra cabeza está poder mejorar el Luna anterior. Tenemos muchas ganas que sea un show increíble y ver qué cosas podemos mejorar y qué podemos proponer de nuevo.

El arte del disco lo entendemos como una antena donde las ondas sonoras le dan color a lo monocromo, y un concepto que se repite en hermanos de lo circular… ¿es casual? ¿Cómo fue la elección de este arte?
Ale Kurz: Nada es casual. Salió a partir de investigaciones. Un inspirador grande fue Nikola Tesla y la bobina de Tesla. Pero el arte necesita la interpretación del oyente. Lo cierto es que es una antena que emite música, y nosotros sentimos que la vida sin música no tiene color, necesitamos de ella porque la vida sin música no tiene sustancia.

[texto_destacado]BONUS TRACK[/texto_destacado]

[texto_destacado]¿Qué es lo que más les impacta desde el escenario?
Ale Kurz: Las lágrimas, ver gente llorando, abrazándose, a veces se hace difícil no mirar a una persona que logra captar tu atención. Es fuerte ver el espejo de emoción, nos conmueve un montonazo.[/texto_destacado]

[texto_destacado]¿Cómo se dan cuenta que un tema va a ser el corte que represente al disco?
Ale Kurz: Generalmente es el que digo que hay que sacar jajajaja. Uno no suele ser el mejor juez de uno mismo, por eso está bueno laburar con productor, en grupo, y apoyarte en el criterio de tus compañeros. En su momento casi dejamos afuera: Siempre original; Cansado de ser, La banda; Así; A dónde vas? y Lejos.[/texto_destacado]

Ph: Irish Suárez | El Bordo Oficial