La Furia de Petruza: “El 2015 marcó el sendero hacia el profesionalismo”

La Furia de Petruza: “El 2015 marcó el sendero hacia el profesionalismo”

Ellos son Ezequiel Requejo (voz y guitarra), Marcelo Ortiz (guitarra), David Fernández (bajo), Juan Martín Perelló (batería), Ariel Justel (saxo y coros), Patricio Huguet (teclados) y Federico Giuliani Cella (badoneón y percusión). Oriundos de Boedo, el grupo arrancó en 2007 con A la luz, su primer demo, y fue haciéndose desde abajo. Hoy cuentan con un primer material discográfico que lleva el nombre de la banda, y están próximos a lanzar el segundo.

Luego de un excelente año musical, La Furia de Petruza dialogó con No Lo Vas A Leer acerca del presente y el futuro de la banda, su visión del rock y el por qué ser independientes.

– Para quienes no los conocen, ¿cómo definirían o presentarían a la banda?
– Somos una banda de rock que invita a pasearse por los distintos estados de ánimo mediante diferentes patrones rítmicos por los que transitan los temas, basándonos principalmente en la energía de las guitarras y teniendo siempre un tinte de hard rock en nuestro sonido pese a la variedad de estilos.

– ¿Cómo es llevar a cabo el proyecto de manera independiente?
– Es mucho más trabajo y es más riesgoso, pero tiene el beneficio de que tomamos todas las decisiones estéticas, de comunicación y producción, por lo que nos da una coherencia y nos sentimos totalmente reflejados en todos los ámbitos en los que se expresa la banda. Armamos un equipo de trabajo sólido con el que que compartimos la misma mirada. Ser independientes te lleva a aprender, a entender cómo funcionan las cosas, y poder elegir.

– ¿Cómo ven el rock de hoy?
– Lo vemos con buenas intenciones a nivel ideología y buenos mensajes, pero nos seducen más otras épocas del rock, más que nada en la estética de las prosas y las propuestas musicales. Igualmente hay bandas que continúan en la actualidad, que nos han marcado.

– ¿Cómo vivieron la experiencia de tocar en Cosquín Rock?
– Fue una forma de empezar a entrar en la historia del rock. Han tocado muchos grandes y algunos de nosotros durante años hemos ido como público, es parte del sueño realizándose. Es una recompensa al laburo que venimos haciendo y se consolidó con nuestro primer disco. Es un gran punto de inflexión saber que nuestro primer material nos llevó a las giras nacionales y al primer Cosquín Rock, da fuerza para afrontar todo lo que viene. En cuanto al show quedamos muy conformes, fue contundente y contamos con el apoyo de nuestra gente. Fue importante haber abierto el escenario de rock donde después tocaron bandas como Los Gardelitos o Don Osvaldo, nos sentimos identificados con el marco.

– Despiden el año en Beat Flow el 21 de noviembre, ¿cómo se preparan para esa presentación?
– Con muchas ansias. Van a ser varias las novedades, vamos a estar presentando temas nuevos, el primer material audiovisual de la banda y un show que repasa nuestra historia con varios invitados en el medio. Los shows propios tienen esa atmósfera en la que se refleja por completo el espíritu de la banda.

– ¿Con qué se encuentra la gente en el vivo?
– Con una descarga de energía que va apuntada a la emoción. Son shows intensos y aprovechamos el universo de las canciones para viajar por los distintos estados de ánimo.

– ¿Están preparando un nuevo material?
– Sí, estamos empezando a hacer la pre-producción de lo que será nuestro próximo disco. Hay alrededor de veinte canciones, algunas de ellas estuvimos presentándolas en la última gira. Esperemos que vea la luz pronto, estamos muy entusiasmados con el material que viene.

– ¿Cuál es su balance del año?
– El 2015 fue un año increíble y trascendental en la historia de la banda, marcó el sendero al profesionalismo. Nos hizo tocar en escenarios fuertes y realizar la segunda gira nacional agregando nuevos destinos, como Bahía Blanca y Tandil, a parte de Córdoba, Santa Fe, Mar del Plata, Rosario y Entre Ríos. Es bastante para una banda independiente y nos demuestra que todo se puede si se cree.