Malman: “Nuestra premisa fundamental es la simpleza”

Malman: “Nuestra premisa fundamental es la simpleza”

Hay que lugares del mundo que no pueden escapar a los clásicos. Córdoba es una de ellas, ya que se distingue por la inmensidad de bandas de cuarteto (el Potro, la Mona), el fernet poderoso en la esquina de un barrio, las ollas de agua de la Cumbrecita, y hasta aquella historia de una eventual base central para despegar una nave que iba a llegar a la estratósfera y de ahí elegir el destino al que queríamos llegar.

Los chicos de Malman hicieron que las obviedades territoriales se disuelvan con una batería y un bajo. El power dúo cordobés, integrado por Agu Romanelli, en batería y voz y Andrés Cabe Gutiérrez, en bajo y voz,  llega a Beatflow el 2 de diciembre para presentar este proyecto tan particular llamado Campo, que entremezcla un poco de funk y soul con matices vocales que pasan del amor al odio en cuestión de segundos.

[texto_destacado]No lo vas a leer se acercó a La Viola Bar para conversar sobre su primer trabajo discográfico, la gira por el interior que realizaron durante el año y lo que esperan de este nuevo material.[/texto_destacado]

– ¿Cómo eligieron ritmos tan completos o complejos como el funk y el soul, teniendo simplemente un bajo y una batería?
– Al principio arrancamos zapando. No teníamos definida la idea del rumbo que íbamos a tomar, pero empezaron a salir un par de cosas y de golpe teníamos temas armados. Incorporamos también un poco de rap y agregamos un pedal de loop, que nos permitió generar distintas capas de sonido que nos ayudan a no ser solamente dos. También sumamos un agudizador que transforma el bajo en una especie de guitarra, nos hace más completos. Tenemos una responsabilidad enorme utilizando estos instrumentos porque no pre-grabamos nada, entonces si le pifiamos en vivo suena mal todo el tema.

– ¿Cuáles fueron las matices particulares que le puso cada uno al disco y con qué ventajas y desventajas se encontraron a la hora de grabarlo?
– Decidimos hacer un disco que no sean canciones todas bien al palo, así que metimos más tranquilas que hablen sobre volar, el amor y esas temáticas. Ajustamos tempos más lentos para que el mensaje sea más claro. Tuvimos que ser más precisos a la hora de regular el sonido del bajo, los platillos también jugaron un rol fundamental. Fue una búsqueda con un camino recto hacia adelante, corremos con muchas ventajas bancando el proyecto con lo que tenemos a mano, y las desventajas casi ni existieron, todo lo logramos solucionar. Nos han ayudado músicos y amigos, lo cual nos pone muy contentos.

– ¿Cómo funcionan como banda respecto a lo organizativo?
– Nuestra premisa fundamental es la simpleza ante todo y la espontaneidad, porque lo que grabamos en disco lo tenemos que tocar en vivo, así que si intentamos crear algo complejo, después lo tenemos que sostener. La organización es mucho más simple.

– El 2 de diciembre tocan en Beatflow. ¿Con qué se va a encontrar el público?
– El show lo va a abrir una banda amiga llamada Sonreí, hacen canciones muy lindas. Con ellos la noche va a empezar más tranquila y nosotros después vamos a hacer algo más poderoso y agitador. La gente se va a encontrar con dos chabones cordobeses haciendo canciones de rock, armando quilombo y metiendo mucho pogo.

– ¿Qué balance sacaron de la gira que estuvieron haciendo por el país presentando Campo?
– Muy positivo. La gente se sorprendió muchísimo y los comentarios fueron muy buenos. Ganamos mucha calle sabiendo que contábamos con pocos recursos. Fue un crecimiento tremendo. En todas las fechas se repitió eso de “No puedo creer que sean dos”, “Que buenos que está lo que hacen, es algo nuevo”. Sumado a la manija que tenemos, fue espectacular. Las bandas amigas del interior dieron más de lo que esperábamos, mismo desde las redes sociales que nos decían que fuéramos a tocar a determinado lugar. El trabajo lo llevamos nosotros que transitamos un camino que no tiene antecedentes ni alguien que está adelante nuestro, todo lo que hacemos lo creamos desde cero.