MELODÍAS DE UN ADIÓS

MELODÍAS DE UN ADIÓS

Vuela; y brilla. Sube y baja; siempre sonando, siempre soñando. Flota entre las nubes; y se ríe a carcajadas. Le sonríe al viento, y canta melodías de flamenco. Baila; se deja llevar por el ritmo. De vez en cuando, algún silencio. Shhhhhh! Sí, sabe escucharlo muy bien. Lo entiende, lo aplica.

Abre la puerta, música en sus llaves. Bocanadas de aire fresco, lo trasladan de Buenos Aires a Andalucía. Se sienta, y respira profundo. Ritmo de bulerías, el latido de su corazón. Unos mates y el atardecer, su silla y su guitarra. Él, su música, LA música.

Se duerme; y con él, la vida. Luz eterna, reflejo del alma. Ejemplo de vida, mientras la vida se apaga. Se va, pero, en realidad, se queda. Sus cuerdas, su armonía. Un adiós, mil canciones. Vuela, y brilla. Aún, le sonríe al viento, y canta melodías de flamenco. Sube… un mar; su despedida.