NO ES NO

NO ES NO

Cuando una mujer dice no, es no. Siempre.
Ayer, hoy, cuando teníamos 10 años, siempre.
No es no. “No hay que ser sabio para entender que no es no”.
Es no y punto. No hay otra forma de decirlo.
Cuando una mujer dice no, es no. No hay lugar para un sí camuflado. Es no.
No se está queriendo hacer la difícil. Está diciendo que no.
Que no quiere. Que no le gusta. Que no.
Cuando una mujer dice no, es no.
Bancátelo. Te guste o no, es no.
Nuestros cuerpos, nuestra decisión.
Cuando decimos que no, es porque no queremos.
Hay una forma de decirlo y es no.
Si dijiste que no y sufriste acoso psicológico, moral o emocional para convertirlo en sí, denuncialo.
Gritalo. Contale a tus amigxs, a tus viejxs, a tus hermanxs.
Pedí ayuda. No estás sola.
En este escenario de mareas de colores, hay un cambio cultural que no para.
Ojalá que cada vez haya más familias que enseñen a quererse bien.
A relacionarse bien. A hablarse bien. Empieza por casa.
Con respeto, cuidado, y sobre todo: con consentimiento.
Si dice que no, es no.
Frente a la cultura de la violación: la cultura del respeto.
Del amarse bien.

*Atención a víctimas de violencia de género. Llamá las 24hs, los 365 días del año. Línea 144. Atención especializada. Anónima, Gratuita, Nacional.