Shona es más que una banda: es una forma de vivir

Shona es más que una banda: es una forma de vivir

Isabel di Campello y Ailín Rey, dos de las integrantes de Shona, nos invitan a su casa -que al mismo tiempo funciona como sala de ensayo- para abrirnos las puertas de su universo. En una interminable ronda de mates, risas y anécdotas, las artistas nos contaron qué las motiva a hacer música y cómo experimentan cada proceso que viven.

La banda está conformada por Isabel di Campello, guitarra y voz; Ailín Rey, guitarra y voz; Lucas González Gartner, percusión; y Juana Peralta Ramos, bajo. Shona es la expresión máxima de todos ellos: es mucho más que una banda, es una forma de vivir, de expresarse, de sentir, de ser. Rock psicodélico con tintes de música experimental que no busca ser nada en particular pero al mismo tiempo busca ser todo.

En cuanto a la formación de la banda, ¿fue en base a alguna idea en particular?
Rey
: Nos conocimos en clases de danza. No éramos muy amigas. Un día, Isabel se iba de viaje a hacer un curso y yo me prendí. Ella llevó una guitarra, me sorprendió porque no sabía que tocaba. Yo tenía un pasado de muchos intentos fallidos de querer componer. En un momento, me había frustrado un poco y había decidido dedicarme por completo a la danza, pero en realidad era porque no había encontrado el momento ni la gente con quien tocar.
Di Campello: Ahí fue cuando se formó la banda, hubo muchos cambios hasta que terminó siendo lo que es hoy. A Juani  la conocí en terapia de grupo y después los cuatro íbamos a talleres de sanación. Lucas nos venía a ver tocar, se copó y nos propuso hacer algo. Nosotras ya teníamos ganas de tener una formación sólida que no mute tanto, además todos somos muy amigos en la vida.

¿A qué se debe el nombre de la banda?
Rey
: Shona es el femenino de John. En ese momento, tenía un mejor amigo que se llamaba Juan y deliraba todo el día con el nombre. Por otro lado, Isabel estaba fascinada con John Frusciante. Pasó a ser un código entre nosotras: tal vez había una persona que nos gustaba o nos llamaba la atención y decíamos “Mirá a ese Shon” o “Mirá a esa Shona”. Después nos dimos cuenta que tiene otro significado que tiene que ver con lo que somos, es una tribu y un idioma en África y nosotras hacemos danza africana.

¿Cuáles son sus influencias a nivel musical, además de John Frusciante y Warpaint?
Di Campello
: St. Vincent, por ejemplo. También hay muchos músicos nacionales que nos gusta escuchar y eso en algún punto influye. Hay muchas bandas del país que están tocando ahora que son espectaculares como Mi Amigo Invencible, Nunca Fui a Un Parque de Diversiones, entre otros.

Ustedes hacen rock psicodélico y música experimental, ¿cómo sienten que son recibidos estos géneros en el país?
Di Campello
: Para mí, ahora lo under es lo conocido, está de moda. Tal vez las bandas en sí no son conocidas pero hay un espacio para que eso suceda, siento que hay mucho lugar para la independencia. Nadie que nosotros conozcamos firma con Sony, por ejemplo. Se abrió un nuevo espacio, trato de pensar que es una posibilidad. Siento que nació por parte de todos como una necesidad, todo se achicó para agrandarse. Lo simple es más groso.

Al momento de escribir las letras y componer las melodías, ¿tienen algo en particular que los impulsa o simplemente surge?
Di Campello
: Ailu y yo somos las que más escribimos, últimamente estamos haciendo más cosas en conjunto. En esta nueva etapa de grabación, hay cosas que son de las dos. De todas formas, si tengo una letra, siempre la aporto a Shona y se termina convirtiendo en algo de todos.
Rey: Creo que en este momento estamos en una búsqueda personal, de sincerarnos con lo que somos. Y eso mismo está en las letras, intentar que cada vez sean más sinceras. Es una búsqueda constante.

¿Qué es Shona para ustedes?
Rey
: Un emergente de lo que somos.
Di Campello: En cuanto al género musical, no tengo ni idea. En nuestro caso, hay un mundo que va más allá de la banda: viajes, inquietudes, charlas.

¿Qué buscan transmitir con su música?
Rey
: Lo que le pasa a la gente es un regalo para nosotras. Que a alguien le esté haciendo bien tu música, es el objetivo más groso. Tal vez no es buscado directamente, pero las letras tienen algo de estar transformándose. Lo que pasa después de tocar nos ha sorprendido: a Bariloche, por ejemplo, nunca habíamos ido a tocar y de repente la gente lloraba, se sabían los temas.
Di Campello: Nunca buscamos que pase algo determinado, mucho menos con la gente. Va pasando, mismo con nosotras, desde el día en que empezamos a tocar hasta hoy, todo va cambiando. Sí hay un propósito de que a nosotros nos genere algo lo que estamos tocando, que no sea en piloto automático.

¿Cómo fue el proceso de grabación de L’Ego?
Di Campello
: Nosotros teníamos una idea que después fue creciendo y tomando vida propia. Cada cosa que uno hace es una entidad individual. Nos conoció mucha gente nueva a través de este disco.
Rey: Quisimos hacer un disco que suene bien, que sea en un buen estudio, que tenga producción, con bastante gente trabajando. También estar nosotros en cada momento dentro del proceso del álbum, escuchando cada toma y editando todo.

En sus inicios, ¿cómo lograron grabar sus canciones?
Rey
: Tuvimos mucho apoyo de los músicos de la calle. Apareció gente que era más técnica y sabía más de música, estaban interesados en que nosotras no detengamos el proyecto. Allá también conocimos a Ignacio, un músico y productor que nos motivó. A él le costaba un montón conseguir chicas que quieran cantar y nosotros le caímos al pelo. Con él produjimos todos los discos.

¿Tienen algún proyecto en mente?
Di Campello
: Ahora estamos grabando mucho más tranquilos, antes era todo más pretencioso. La idea es hacer un tercer disco, pero por el momento queremos que todo lo que componemos salga, porque ahora lo estamos sintiendo. Nos pasó con L’Ego que la gente nos preguntaba si íbamos a sacar otro material de nuevo y para nosotros ese álbum ya era viejo. Cuando terminamos de grabar ese disco, esas canciones ya las tocábamos hacía 2 años.

Lo que están grabando ahora, ¿sigue el mismo camino del disco anterior o están buscando algo nuevo?
Di Campello: A veces le digo a Ailín que estas nuevas canciones son las más sinceras del mundo. Porque no buscábamos nada, simplemente fueron una necesidad de escribir o componer. En principio, sentimos que es muy buena onda por la simpleza que tiene.
Rey: Las tres canciones que estamos grabando ya las tocamos en vivo. L’Ego tiene violines, flautas y otras cosas que están buenísimas, pero ahora es otra cosa: es la base de lo que somos.