Superlasciva: “La música siempre nos hechizó”

Superlasciva: “La música siempre nos hechizó”

Tal como lo proponen las letras de sus canciones, Superlasciva transmite inquietud y vitalidad y propone reunirse con el costado más humano, a veces un tanto olvidado entre tanto urbanismo y rutina.

La banda, oriunda del litoral argentino -Goya, Corrientes-, busca revolver los sentimientos de quienes los escuchen. Surgió en 2002 y actualmente, está conformada por Roberto Decotto en voz y guitarra, Manuel Farizano en guitarra y teclados, Agustín Macías en bajo y coros, y Horacio Solís en la batería. Cuentan con 6 discos editados y una lista interminable de presentaciones a lo largo de todo el país.

Su disco más reciente, Todo está al borde, tiene la particularidad de haber sido grabado en vivo. En esta entrevista, el músico habló sobre la realización del álbum y cómo se prepara la banda para su próxima presentación en el Centro Cultural Caras y Caretas el 17 de septiembre.

– ¿Cómo fue el proceso de grabación de Todo está al borde?
– El disco lo fuimos armando entre todos en la sala. Muchos discos se armaron de a poco en el estudio, o hacíamos demos, trabajábamos mucho sobre eso y después lo volcábamos en el disco. Para Todo está al borde, que ya es el sexto material, estuvimos 10 meses ensayando mucho y trabajando con buena onda. Las canciones ya estaban casi todas compuestas para principios de 2015. No hice demos como en otras ocasiones, si no que las grabé con una guitarra y voz y se las pasé a todos. Nuestra sala, Cuarto U, es un pequeño estudio que fui armando en los últimos 12 años, entonces grabábamos todos los ensayos. Fue una preproducción muy intensa y meticulosa.

– En cuanto al productor, ¿cómo fue la elección?
– Pelu Romero se sumó en septiembre. Había llegado la hora de sumar una mirada fresca y externa, que nos diera una mano para cerrar las ideas y sumar otras, además que mediara cuando surgían ciertos desacuerdos. Con Mariano Bilinkis nunca habíamos trabajado. Fue un lujo, le sacó un audio tremendo al disco. Creo que la suma de la experiencia de la banda, el trabajo y el estudio, hicieron de Todo está al borde un gran disco.

– ¿Qué diferencias encuentran entre el último material y los anteriores?
– Me parece que es el disco más orgánico de todos por cómo lo trabajamos. Estuvimos muy cómodos y seguros con lo que estábamos tocando, todo estaba muy bien encajado. Tal vez sea el disco más dinámico. Tiene muy buena vibra desde que empieza, te va despabilando cuando lo escuchás. Si bien es muy característico de nuestro estilo, y las canciones son típicas nuestras, uno va notando el crecimiento musical de todos y el desarrollo del oficio.

– Las letras de las canciones de la banda son profundas y son protagonistas en los temas. ¿Buscan generar un impacto en el público?
– En la canción, la palabra es tan importante como la música. Si descuidas la letra, el tema pierde esencia. No busco ningún impacto cuando escribo, sólo trato de transmitir de la mejor manera imágenes, sentimientos, situaciones, trato de brindarle originalidad, dar mi punto de vista de las cosas que me rodean. Me gusta muchísimo la literatura y la poesía, estoy influenciado por las cosas que voy leyendo. Venimos de un lugar que tiene sitios casi místicos. Ver el atardecer en el Paraná te ablanda, te saca todo lo que tenías adentro y te resucita. Te conecta directo a la infancia y la adolescencia, por lo menos a mí, que siempre lo aproveché a full. El lugar de uno, sus climas, su fauna y sus sonidos, sus estaciones y sus personajes, le dan forma a uno y eso se traduce en la música también.

– ¿Por qué creen que es importante “estimular los sentimientos” en quienes los escuchan?
-A mí la música siempre me hechizó. Me lleva de viaje por un río sin orillas y de pronto aparecen las barrancas llena de figuras indescifrables y te elevás, volvés a caer por cascadas espumantes, hasta que das a un playa hermosa de arena blanca en medio del litoral. La música es compañera de todo momento y todo lo malo lo podés exorcizar en canciones. Es un trance. Queremos transmitir eso en lo que hacemos.

– ¿De dónde proviene la inspiración al momento de escribir y componer las canciones?
– En Todo está al borde, la temática de las letras está hermanada con el disco anterior, aparece la búsqueda poética por entender la vida y su dinámica, la melancolía bien entendida también, esa que te hace sentir bien y no triste. Hay una oda al litoral y sus paisajes, sus ríos y estaciones. Hay canciones más picarezcas como Mostrando la hilacha y algunas que son para sacudirse un poco como Jinetes y La estación sedienta. Un poco de todo lo que nos acontece y rodea, de la vida y sus entrelazados.

– ¿Cómo se preparan para la presentación del último álbum en el Centro Cultural Caras y Caretas?
– Muy bien, venimos de girar por Corrientes Capital, donde dimos 3 recitales, y de Goya, donde hicimos otro. Ahora nos toca Entre Ríos antes del 17 de septiembre, así que venimos tocando los temas. Ya los teníamos re aceitados porque los grabamos en vivo, así que llegamos con mucha fuerza y ganas de presentarlo por primera vez en Buenos Aires.

– ¿Cuál es la mayor aspiración de Superlasciva?
– Hace 14 años que estamos juntos, tenemos 6 discos editados, tocamos en muchísimas ciudades de todo el país, tocamos en el SXSW en Austin Texas dos veces, nos invitaron a ir a Cuba, nos autogestionamos y la banda se mantiene sola desde hace 7 u 8 años. Supongo que eso es un montón. Queremos seguir creciendo musicalmente y hacer mejores discos. Aspiramos a multiplicar nuestro público, a tocar más, a que llegue el momento en que Superlasciva nos sostenga económicamente a nosotros también.