25 AÑOS NO ES NADA

25 AÑOS NO ES NADA

Cuando Javier Robledo habló sobre esta nueva presentación en el Luna Park, se refirió a esta como una «revancha». ¿Qué mejor escenario, entonces, que el Palacio de los Deportes para tener una nueva pelea y demostrar que, valga la redundancia, su escenario no le queda para nada grande a una banda como Cielo Razzo?

Desde los meses previos, con la venta de entradas, con los viajes organizándose desde distintas partes del país, se podía observar que esta revancha era mucho más que una fecha más. Sin contar el agregado de que todo lo que sucedió fue grabado y será inmortalizado en un DVD/CD, la noche del Luna Park para Cielo Razzo fue la celebración de sus 25 años de vida, todos esos años de música y amistad, resumidos en un par de horas.

A partir del inicio con Tus pasos, la noche fue emotiva tanto abajo como arriba del escenario: desde los saltos, los gritos y todo el amor que demostraron los fans que estuvieron tanto en el campo, como en todas las otras ubicaciones del Luna, hasta las veces que Pablo Pino aprovechó su micrófono para dar mensajes hacia todos los presentes. Uno de los primeros fue el saludo de la noche: Pino aprovechó para agradecer a todas aquellas personas que compraron una entrada con la difícil situación del país y también recalcó que saben que la presencia de la banda en escenarios de esa talla es cada tanto, pero que les encanta que sea así.

Haciendo un repaso por todos sus discos, como lo habían prometido, Disfraz y la promesa de florecer en todo el estadio, tiñeron el escenario con las hermosas luces violeta que representan a la tapa de Tierra nueva, el disco más reciente de la banda, editado en 2015. Luego, interrumpiendo el arranque de Barek, Pino pidió a las personas de seguridad que dejen entrar nuevamente a un chico que traspasó la valla. Obligando al resto de la banda a parar, el cantante se aseguró de que todo volviera a la normalidad y pidió «no cagar la noche con pelotudeces».

Este cuidado a uno de sus fans, también se apoya en lo que dijo el cantante antes de presentar 5 Locos, un tema que fue escrito en San Juan y que hace referencia a lo importante que es estar unidos, sabiendo que uno no es nada si no tiene a nadie al lado. Este tema contó con la presencia de Facundo Estoa, de La Bolsa, en el escenario.

Entre tantas palabras hacia el público, durante Estrella, Pino también aprovechó a recordar a Claudio y al «Largo», miembros de la banda que fallecieron hace 15 años: «Este tema va para Claudio y el Largo. Festejamos 25 años por ellos. Necesitábamos recordarlos».

También hubo tiempo para que la gente participe de manera activa en algo que saldrá en el DVD: durante Vueltas, todo el público fue invitado a grabar la canción con sus celulares. Luego, desde la banda les informarán a dónde tienen que mandar los videos filmados, que saldrán como un agregado en el material audiovisual que sacará Cielo Razzo luego del mundial.

Sin dejar de agradecer durante un segundo, el cantante de la banda se iba despidiendo de la gente. Luego de un par de amagues, el final llegó, o parecía hacerlo con Ventana y sus presagios de algo mejor. Sin embargo, el verdadero final fue con uno de los temas más importantes de la banda. Charlone se encargó de poner final a la gran celebración de los primeros 25 años de existencia de Cielo Razzo.