#DiscoRecomendado: Nirvana MTV Unplugged

#DiscoRecomendado: Nirvana MTV Unplugged

A principios de los ’90, el formato unplugged había sido patentado por la señal televisiva MTV; el canal le ofrecía a las bandas y solistas la posibilidad de grabar un registro totalmente acústico o electroacústico, que luego sería emitido en todo el mundo y posteriormente editado como disco.

Uno de los primeros en comenzar con esta larga historia fue Paul McCartney con su disco Unplugged (The Official Bootleg), en 1991. Otro gran material fue el de Eric Clapton, que grabó en 1992; también cabe destacar la recordada reunión de todos los integrantes de Kiss (sin maquillaje) y su correspondiente disco, editado en 1996.

Luego de años furiosos para Nirvana, durante los cuales produjeron uno de los mejores y más vendidos discos de la historia contemporánea de la música, Nevermind (1991), en pleno auge mundial del grunge, giras, multitudes, drogas y descontrol, Kurt Cobain, Krist Novoselic y Dave Grohl lanzaron en 1993 su tercer disco, In utero. Ese mismo año, la cadena MTV les ofreció realizar una presentación y grabar lo que sería su primer material en vivo y en 1994, editaron MTV Unplugged in New York.

Más allá del valor sentimental o del rigor histórico que pueda tener por haber sido el último registro musical realizado en vida de Kurt Cobain, al acústico de Nirvana se lo recuerda como uno de los mejores por la calidad de las canciones y sus arreglos. La banda seguía en plena ebullición mediática y, a pesar de que In utero no había cumplido con las expectativas comerciales y periodísticas, el trío todavía tenía muchísimo para ofrecer y en esta oportunidad volvió a demostrar por qué fueron uno de los grupos más emblemáticos de la década.

Este disco es un repaso -muy agradable y poco hitero- por toda su carrera, en un ámbito impensado para escucharlos: sin distorsión, con arreglos de cuerdas y acordeón. Han dejado hermosas versiones como About a girl; Come as you are; la inigualable Jesus wants me for a sunbeamde con los escoceses The Vaselines y arreglos de acordeón a cargo de Novoselic; The man who sold the world, de David Bowie y una excelente interpretación de Polly, entre otras maravillas acústicas.

Con este material, se mostraron versátiles y demostraron que Nirvana no fue solamente un grupo de grunge dispuesto a romper todo y a gritar su incontenible furia adolescente sino que también podían hacer algo más íntimo.

Acompañados por Pat Smear en guitarra -el cuarto Nirvana y futuro integrante de Foo Fighters-, el unplugged fue un éxito y marcó un punto de inflexión en la carrera de la banda. Al año siguiente de la grabación, Kurt Cobain se suicidó y siete meses después, el disco salió a la venta. Los ex integrantes del grupo jamás volvieron a tocar bajo el nombre de Nirvana.

BONUS TRACK: Cuenta la leyenda que después del recital, los ejecutivos de MTV quisieron convencer a la banda de volver a salir para tocar su eterno hit Smells like teen spirit, sin lograrlo. Recién en 2012, los ex Nirvana Dave Grohl, Krist Novoselic y Pat Smear se juntaron nuevamente en un escenario para acompañar a Paul McCartney. El año anterior, Novoselic había colaborado tocando el bajo en una canción del disco Wasting light de Foo Fighters.

Redactor: Juan Varela