#DiscoRecomendado: Straight up de Badfinger

#DiscoRecomendado: Straight up de Badfinger

A comienzos de los ’70, los galeses de Badfinger tuvieron algunos grandes éxitos, entre ellos la canción Without you de su disco No dice, que después sería popularizada por Harry Nilsson. Una gran reputación y un futuro prometedor venían de la mano de la escudería Apple, discográfica de The Beatles. Tenían el aval de un productor, amigo y fanático suyo: un tal George Harrison.

También participaron de la grabación del histórico disco The concert for Bangladesh -organizado por Harrison-, en el que colaboraron grandes invitados como Bob Dylan, Eric Clapton, Ringo Starr y Ravi Shankar, entre otros.

En 1971, con la formación estable de Pete Ham en la voz y guitarra, Tom Evans en la voz y el bajo, Joey Molland en guitarra y Mike Gibbins en la batería, editaron su tercer disco llamado Straight up.

Combinando un sonido de época beatle con psicodelia, pop y algo de delirio experimental, Badfinger se abrió camino a través de este disco sofisticado en arreglos pero simple de interpretar y de digerir para quien lo escucha. Straight up posee momentos maravillosos que se han vuelto a escuchar en discos de otros artistas.

Tras un maravilloso comienzo a cargo de Take it all y Baby blue, el álbum continúa con la fogonera beatle I’d die babe y la lacrimógena Name of the game, que cuenta con brillantes arreglos de piano. Junto a Day after day configuran el momento más pop del disco, que se cierra con It’s over, un tema de corte más rockero.

Straight up es un gran disco que no fue suficientemente reconocido en su momento, extremadamente influenciado por Harrison y por un sonido beatle que estaba en pleno proceso de transición. El mundo de la música se estaba preparando para las nuevas bandas de rock inglesas post Beatles, que abarcarían todo tipo de géneros, como Queen, Judas Priest y Emerson, Lake & Palmer, grupos que reconocerían la influencia de los de Liverpool pero que llegarían con nuevas ideas y sonidos. Sin embargo, Straight up no deja de ser un gran disco. A no perdérselo.

BONUS TRACK: A pesar del éxito y la publicación de otros discos a lo largo de los ’70, la banda sufrió el poco respaldo de la discográfica, las estafas reiteradas de algún manager y la imposibilidad de seguir sacando nuevo material por cuestiones de contrato, lo que llevó a que sus integrantes no tuvieran dinero ni para vivir, a pesar de vender miles de discos. Toda esa situación llevó al suicidio a Pete Ham, líder de la banda,  a la edad trágica rockera: 27 años. Como si esto no hubiera sido suficiente, años más tarde Badfinger se reagrupó, editaron nuevo material y salieron de gira, pero las cosas no fueron bien y por desgracia, Tom Evans decidió también quitarse la vida. Terminó así definitivamente la carrera de la banda.

Por esas cosas irónicas de la vida, Badfinger resurgió de la mano de la popular serie Breaking Bad, ya que incluyeron a Baby blue como cortina final del último episodio. Este hecho hizo que la canción y el disco se viralizaran y tuvieran miles de descargas, dándole a la banda un merecido y tardío reconocimiento.

Colaborador invitado: Juan Varela