TODO APARENTA NORMAL EN EL DESAPRENDER

TODO APARENTA NORMAL EN EL DESAPRENDER

En tiempos donde la conexión es sinónimo de WiFi, Todo Aparenta Normal propone entrar #EnElDesaprender, desandar caminos automatizados, echar sal sobre la cicatriz, trastornar la ansiedad y que hacer que los cristales revienten. Desaprender como contrario de inercia, como una forma de adaptarse a los nuevos tiempos, de olvidar y renovar, para descubrir otros modos, métodos, de llegar al mismo lugar. Fuera de limitaciones, en otros contextos, de otras maneras.

Como TAN, que irrumpió en la escena local y el viernes pasado se presentó en Uniclub y le dio rienda a su rock sin rey. La banda demostró que demasiado es poco tiempo en las manos del que teme ser final abierto y anunciaron la presentación de #EnElDesaprender en La Trastienda el 14 de octubre.

Si hay algo que nos fascina de la propuesta de las bandas es que su objetivo, más allá de su género musical, sea generar climas y transmitir emociones. Sin dudas, TAN lo cumple y supera las expectativas. Como un faro en la marea, supieron navegar distintos matices, naufragar en nuevos amores y volver a recomenzar: volver rompiendo la matriz.

Sin pantallas que distraigan la atención de este cuarteto profesional y apasionado en lo que hace y con una iluminación totalmente coordinada con lo que la música y las letras invocaban, muchos optaron por cerrar los ojos e ir más allá. La intimidad del local aportó su parte.

«Creo que de tanto hablarnos de estrellas nos olvidamos mirar al cielo», remarcan en Romper un misterio, uno de sus nuevos temas. Este camino del desaprender ya tenía su raíz en Hijos del mundo, su segundo disco, en donde planteaban una dicotomía entre la luz y la oscuridad, planteando que no hay sombras donde no hay luz; las contradicciones y evoluciones propias de todos los seres humanos que repensamos nuestra existencia, asegurando que quizás me vuelvas a encontrar en ese mismo bar pero no soy yo el mismo; la búsqueda de detener el tiempo, y la propuesta de que rompamos los cimientos, seamos viento, de la mano de la conexión y la naturaleza, en la cual el cielo y las estrellas tatuarán tu piel.

El desaprender los acercó a un nuevo disco, a una evolución, con tintes de Spinetta y Cerati, por qué no, y con una identidad propia de haber construido Todo Aparenta Normal.

Por Inés de Sautu y Stefania Giannattasio

Ph Rochi Filippini | Mirá todas las fotos del show!