TodoAparentaNormal: el poder del ahora en Niceto

TodoAparentaNormal: el poder del ahora en Niceto

Hace poco me contaron que hay un concepto que utilizan algunos para describir lo indescriptible: Satori, un relámpago de comprensión, un momento de no-mente, de presencia total. Algo así como un insight para la psicología. Ayer lo experimenté en TodoAparentaNormal, o mejor dicho, le puse nombre a esos momentos donde la música y los músicos invitan a despojarse de la ansiedad y la neurosis de la vida diaria, para incitar a su público a volverse intensamente consciente del momento presente. A estar aquí y ahora.

La emoción es siempre verdadera. Despedir el año en Niceto junto a PartePlaneta en un show ATP –con todo lo que esto implica en CABA, en 2016- es otra de las tantas muestras que la banda dio arriba del escenario y durante este año, generando emociones. En una conexión sideral con Leandro Pizzatti, iluminador de los TodoAparenta, crearon lo que popularmente reconocemos como “clima”, que es más que la combinación de buenas luces y buenos temas en un recital, sino más bien la buena utilización del recurso que sumergió al público en ese juego previo a cada tema, y del que nadie pudo escapar.

La música no necesita invitación ni manual, pero el show de TodoAparenta fue una introducción a un viaje interno, a dejarse llevar por los primeros acordes de cada una de sus canciones y buscar, y encontrar, otros conceptos y otras respuestas sensoriales a la música. Hasta la escena abajo del escenario cambió: no se veía de atrás a los celulares congelando momentos. Se veía al público en una intensa presencia.

– Gracias como siempre a todos los que creen en nosotros, en nuestra música, a los que vienen a los shows, nos escuchan, compran sus entradas, discos, los comparten, nos dedican unas palabras- agradeció anticipadamente Nicolás Alfieri, voz y guitarra, en redes sociales. Con covers de Radiohead y Cerati, las dos bandas convocantes de la fecha se unieron en el mismo escenario para el final de la presentación: dos baterías en simultáneo, dos voces, más guitarras, teclados y una furia musical en su esplendor.

Menos mal que hay bandas que siguen interpelando a sus oyentes. Menos mal que descubrí a TodoAparentaNormal, que no aparenta nada que no es, que se hace cargo, que cerró el año con su música brava, potente y visceral. Una buena llave al poder del ahora.